Y tú ¿Cuáles son tus necesidades?

Abraham Maslow, uno de los psicólogos más importantes del siglo XX, dijo que todas las necesidades del ser humano pueden ser categorizadas según la importancia que tienen para nuestro bienestar, y todas nuestras acciones están dirigidas a cubrirlas en cierto orden.

Según su teoría, las necesidades humanas se pueden jerarquizar, y cuando vamos cubriendo aquellas necesidades más básicas, buscamos cubrir las de niveles superiores.

La Pirámide de Maslow es donde se representa la jerarquización de todas nuestras necesidades 

La pirámide de Maslow es una representación gráfica de todos los tipos de necesidad, desde las más básicas, orientadas a nuestra mera supervivencia, hasta las más elevadas, orientadas a nuestra realización personal.

Según Maslow las metas que nos ponemos en nuestro deseo innato de ser felices van dependiendo de las metas ya cumplidas, por lo que, para aspirar a las metas dentro del conjunto de seguridad, como conseguir estabilidad económica o buena salud, primero han de cubrirse las necesidades básicas como comer, conseguir un refugio, dormir, etc. Y así hasta llegar a aquellas metas del aspecto de la autorealización como encontrar la misión de tu vida.

Dentro de las necesidades, Maslow distingue 2 clases generales: las deficitarias, orientadas a cubrir una carencia, y las del desarrollo del ser, orientadas al crecimiento personal.

Estas son los escalones de la pirámide:

1. NECESIDADES FISIOLÓGICAS

Son aquellas necesidades fundamentales para la existencia del cuerpo y la supervivencia, y son de tipo biológico.

Hablamos de necesidades como respirar, beber agua, dormir, comer o conseguir refugio.

Si éstas no están cubiertas, todas las demás son secundarias.

2. NECESIDADES DE SEGURIDAD

Éstas también son necesarias para vivir, pero están a un nivel diferente que las anteriores, porque están más orientadas a la seguridad personal, al orden, la estabilidad y la protección.

Estas metas buscan conseguir ciertas expectativas, no tanto para el momento presente si no para el medio y largo plazo.

Buscan crear estabilidad a nivel social, en bienes y en derechos básicos. Hablamos de mantener una buena salud, ingresos económicos suficientes, estabilidad familiar, disposición de recursos básicos, etc.

3. NECESIDADES DE AFILIACIÓN

Entramos en las necesidades encaminadas al desarrollo del ser, en las que no repararemos si las anteriores necesidades deficitarias no están cubiertas.

Estas necesidades buscan superar la soledad y crear un circulo social, fomentar vínculos afectivos con otras personas.

Engloban desde sentirse integrado en la sociedad o formar parte de una comunidad, hasta sentir amor correspondido.

La necesidad de sentirse aceptado y querido, no es fundamental para la supervivencia, pero si es una meta que se nos presenta de forma regular en nuestra vida.

De alguna manera ayuda a aportar sentido a lo que se hace en el día a día.

4. NECESIDADES DE RECONOCIMIENTO

Estas necesidades se centran en el fortalecimiento de la autoestima.

Una vez integrados en una sociedad, el siguiente paso es sentirnos valiosos dentro de ella, sentir que somos útiles, aportamos valor y somos reconocidos por los demás, ya sea por nosotros mismos o nuestros logros.

El modo en que somos tratados por los demás afecta a nuestra propia estima y nuestra seguridad en nosotros mismos.

Según Maslow existen dos tipos de estima:

  • Baja, que incluye el respeto de los demás, la necesidad de estatus, fama, gloria, reconocimiento, atención, reputación, y dignidad;
  • Alta, que determina la necesidad de respeto de sí mismo, incluyendo sentimientos como autoconfianza, competencia, logro, independencia y libertad.

5. NECESIDADES DE AUTORREALIZACIÓN

En el pico de la pirámide encontramos estas necesidades que hablan sobre la justificación o el sentido de la propia vida, pueden ser necesidades espirituales o morales, pero también la búsqueda de la misión en la vida o la ayuda desinteresada a los demás.

Este es el escalón más polémico entre los críticos de la teoría de Maslow.

El concepto de autorrealización es muy abstracto y las necesidades demasiado ambiguas como para poder ser estudiadas científicamente.

REVISIONES A ESTA TEORÍA.

Revisión de Aldefer

Otros psicólogos han querido revisar esta teoría, como es el caso de Clayton Alderfer, que reorganizó las necesidades en solo 3 grupos:

  • Existencia: Las necesidades más básicas consideradas por Maslow como fisiológicas y de seguridad.
  • Relación: Las relacionadas con interacción con otras personas, comprendiendo la necesidad social y el reconocimiento en su nivel Bajo de estima, esto es: el reconocimiento exterior, por parte de otros.
  • Crecimiento: El crecimiento interno de cada persona. Incluyendo el nivel alto de estima, esto es, la autoconfianza, la independencia o los logros personales.

Según Alferder, además, el orden de las necesidades es relativo, no cubrir una necesidad superior puede frustrarnos y llevarnos hasta un nivel inferior.

También pueden varias operar al mismo tiempo e incluso en distinto orden por razones culturales o familiares: en la cultura Japonesa, por ejemplo las necesidades sociales se anteponen a las fisiológicas.

Revisión de McGregor

Otro psicólogo McGregor, llevó esta teoría al ámbito laboral y estableció 2 teorías, X e Y.

La teoría X asume que a los individuos no les gusta su profesión y esa falta de motivación les va a llevar a trabajar lo menos posible, van a evitar en suma medida tanto responsabilidades como cambios en su rutina y solo se moverán por que son obligados a hacerlo.

En cambio en la teoría Y se asume que a los individuos les gusta su profesión y están dispuestos a tomar ciertas responsabilidades, al contrario que en la teoría X los trabajadores, no necesitan de supervisión y se espera que se conviertan en una buena fuerza productiva laboral.

Esto es posible porque los trabajadores consideran el trabajo como un juego y les gusta retarse y conseguir logros. En este caso la labor del gerente o superior solo sería favorecer el ámbito de trabajo ideal para que los trabajadores puedan desarrollarse, usar su creatividad y hacerles formar parte de los logros de la empresa.

Es por esto que según Mcgregor, el ámbito laboral ideal fomentaría cubrir las necesidades superiores, de reconocimiento y autorealización, y no tanto sólo aquellas relacionadas con la seguridad y pura supervivencia.

¿Cuál es tu caso? ¿ Te sientes reconocido y autorealizado en tu trabajo o sólo te aporta seguridad y supervivencia?

Cuéntanoslo en los comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies